TAC - Tomografía Axial Computerizada, TAC en Porto Cristo

La tomografía axial computarizada o TAC, es un procedimiento que se utiliza en nuestro Hospital de Llevant para crear las imágenes necesarias en 3D. Las tomografías computarizadas ayudan a los médicos especialistas de centro a diagnosticar y tratar afecciones médicas complejas, como el cáncer.

Durante una tomografía computarizada en nuestra unidad, el paciente permanece recostado, cómodo y el escáner en forma circular es el que se mueve alrededor de su cuerpo tomando imágenes.

El  escáner de TAC genera una serie de rayos X a través del cuerpo que son analizados por un ordenador con un software actualizado constantemente, para producir una imagen detallada de un órgano o área en cuestión. Cada pulso de rayos X dura solo una fracción de segundo, y la máquina tarda solo unos segundos en registrar cada corte. Una tomografía computarizada produce imágenes más claras de los órganos internos (como el hígado) que las radiografías normales. También se pueden hacer fotografías de vistas seleccionadas.

¿Para qué se utiliza un TAC?

Lo primero que hay que decir, es que nuestros especialistas no se usarían para detectar problemas si no tiene ningún síntoma previo, el TAC es una prueba de detección, por ejemplo:

  • Para diagnosticar afecciones, que incluyen daño a los huesos, lesiones a los órganos internos, problemas con el flujo sanguíneo, derrame cerebral y cáncer…
  • Para guiar más pruebas o tratamientos; por ejemplo, las tomografías computarizadas pueden ayudar a determinar la ubicación, el tamaño y la forma de un tumor antes de recibir radioterapia, o permitir que un médico le realice una biopsia con aguja (donde se extrae una pequeña muestra de tejido con una aguja) o drene un absceso
  • Para controlar las condiciones, incluido el control del tamaño de los tumores durante y después del tratamiento del cáncer

TAC con contraste en Mallorca

El contraste en muchos casos es necesario para profundizar en la precisión de las imágenes, por lo que nuestros radiólogos administran un líquido, normalmente de vía intravenosa, llamado contraste que es capaz de resaltar en las imágenes que se obtienen con la prueba, lo que facilita el diagnóstico.