¿Qué es una ergometría?

Una ergometría o prueba de esfuerzo es una prueba que consiste en observar la respuesta del corazón con el ejercicio. Para ello, el paciente debe caminar en una cinta (similar a la que podemos encontrar en cualquier gimnasio) mientras está monitorizado; vigilamos lo síntomas del paciente, el electrocardiograma y la tensión arterial. Ésta técnica es muy útil para descartar la presencia de cardiopatía isquémica, arritmias inducidas por el ejercicio, insuficiente respuesta de la frecuencia cardiaca con el ejercicio, etc… El objetivo no es que el paciente aguante el mayor tiempo posible sobre la cinta, sino verificar que el corazón responde de forma adecuada al esfuerzo. Estos cambios podrían ser evidencia de problemas cardíacos relacionados con un déficit de oxígeno.

Por tanto La ergometría es de especial utilidad para delatar cualquier alteración cardíaca. La prueba de esfuerzo se debe realizar cuando el especialista tiene alguna sospecha:

  • Conocer el daño residual tras un infarto.
  • Dolor en el torax tras una causa desconocida.
  • Cambios en pacientes con angina de pecho.
  • Estudios de arritmias.
  • Estudios de valvulopatías.
  • Prevención de cardiopatía isquémica.

 

¿A qué edad debo hacerme una ergometría?

 

No existe una edad a partir de la cual todos debamos hacernos una ergometría. El cardiólogo, en función de la edad, los antecedentes personales y los síntomas, establecerá el riesgo cardiovascular de cada paciente y decidirá si existe la necesidad de la realización de esta prueba.

 

Ergometría o prueba de esfuerzo y deporte. Rendimiento deportivo.

 

La ergometría está evolucionando, se están descubriendo y utilizando multitud de aplicaciones prácticas en campos fuera de la industria de la salud en general, muy claros los ejemplos en los preparadores físicos y entrenadores que junto con profesionales médicos están valorando datos impulsados ​​en sus evaluaciones a través del uso de la ergometría, para evaluar rendimientos. Los datos se recopilan y se utilizan para medir por ejemplo la función cardíaca, la capacidad respiratoria y si un músculo es lo suficientemente fuerte como para lograr una tarea específica.

Los médicos fisiólogos del ejercicio también utilizan la evaluación ergométrica para proporcionar un análisis en profundidad y recomendaciones de entrenamiento para deportistas que trabajan en todos los niveles, amateur o profesional. La ergometría se puede utilizar para comprender mejor el gasto de energía y el costo de energía para realizar ejercicios específicos. Luego, los datos se pueden utilizar para crear regímenes y programas de capacitación mejores y más eficientes.

Los datos ergométricos pueden llevar a enseñar al cuerpo cómo ser más eficiente durante el gasto de energía y cómo utilizar esa energía para obtener un rendimiento más potente y eficiente. Con pruebas continuas a intervalos regulares, los datos interpretados del atleta pueden ayudar a desarrollar un mejor rendimiento con menos lesiones.