PARÁLISIS FACIAL

Unidad de Parálisis Facial

imagen

REHBAILITACION CARDIACA

La rehabilitación cardiaca conlleva importantes beneficios para los pacientes que se recuperan de un infarto, insuficiencia cardiaca o tras intervenciones quirúrgicas valvulares o coronarias, reduciendo entre un 20% y un 30% la mortalidad por estas enfermedades.

Este porcentaje puede superar el 40% si a la rehabilitación cardiaca se le suma la incorporación de hábitos de vida saludables y el control de los factores de riesgo cardiovascular, entre los que se encuentran la hipertensión, la diabetes, el colesterol alto, el consumo de alcohol y tabaco, así como la obesidad.

Hospital Parque es el único centro privado de Canarias que dispone de una unidad de rehabilitación cardiaca, compuesta por un equipo multidisciplinar que incluye especialistas en cardiología, fisioterapia, psicología y enfermería, y en la que, además, se cuenta con el apoyo de otros especialistas para aquellos casos en los que sea necesario.

La rehabilitación cardiaca cumple un papel fundamental, ya que propicia una recuperación más rápida de los pacientes, mejora su estado fisiológico y psicosocial y su calidad de vida y evita la progresión de la enfermedad cardiaca.

Este tipo de tratamiento se inicia cuando el paciente se encuentra lo más estabilizado posible e incluye ejercicios físicos personalizados, en función de las características de cada paciente, que se llevan a cabo bajo el control de profesionales. Para ello, el paciente se somete con anterioridad a una evaluación global a través de una prueba de esfuerzo, un electrocardiograma y un ecocardiograma, entre otras técnicas, que permite realizar una valoración de su estado y capacidad funcional.

La unidad de Hospital Parque cuenta con tres tapices rodantes y cicloergómetros, en donde el paciente realiza el entrenamiento pautado y vigilado mediante monitorización inhalámbrica.

Además, se le da información para que pueda incorporar una dieta adecuada, además de incidir en el control de los factores de riesgo.

También se lleva a cabo una intervención psicológica, teniendo en cuenta que muchos de estos pacientes padecen depresión, ansiedad o se enfrentan a procesos de deshabituación de sustancias tóxicas.

Una vez terminado el proceso de rehabilitación, que ronda entre las ocho y diez sesiones, el paciente debe seguir las pautas que desde la propia unidad se le recomiendan, tanto en lo que a ejercicio se refiere como a hábitos de vida saludable.

imagen


imagen

imagen

OTRAS ESPECIALIDADES

¿En que te podemos ayudar?

Acepto los terminos y condiciones
imagen

Dra. Corabel Méndez

Cardióloga
imagen

doctor2

imagen

imagen

imagen

imagen

imagen

imagen